1/01/2014

2013+1



Hacía más de dos veranos que la Chica del Corazón Grande no sacaba la pluma a pasear. Había abandonado el frasco de la tinta en el fondo de un cajón que ya creía enterrado en el mar y había permitido que sus falanges se oxidaran tanto que ya no podía ni siquiera articularlas. Sus gafas amarillas  también debieron terminar con la misma suerte ya que la perspectiva se había distorsionado tanto que no había sido capaz ni de palpar su vientre.
Pero con la fortuna del viento que siempre la acompañaba, esa estrella que siempre había estado presente cuando aparcaba, el primer día por la mañana llegó la música que la llevaba a casa.
Fue así cómo se sentó de nuevo en su escritorio de manera, puso delante una hoja de papel en blanco y sus sueños volvieron a echar a volar.

Querido 2014, 
No quiero pedirte nada que no me haga feliz este año, así que voy a empezar diciendo que sólo quiero hacer más cosas de esas que me hacen estarlo. Te pido también una dosis ingente de ideas claras sumadas a una buena inyección de humildad para no olvidarme nunca de cómo pisan mis pies la tierra. Trabajo duro, compañerismo y amistad de la buena. Quiero nuevos proyectos, y cuidar los antiguos como bien se merecen, sí, esos que pese a labrarse desde hace tiempo siguen siendo tan presentes o más que los que se están forjando ahora. Salud, sonrisas, momentos que me dejen sin respiración, regalos que no tengan precio, viajes y escapadas, perderme por Berlín y volver a encontrarme en Singapur, caricias, carne de gallina y muchos más epílogos de estos que me gusta completar. 
Escribir, escribir, escribir y sonreír todavía más, pero sólo de felicidad, ya no valen sonrisas de fortaleza. 
Quiero canciones, oportunidades, un poco de radicalismo, imaginación a raudales y quererme un poquito más a mi misma. Aprender a decir "no", cometer errores y aprender de ellos, besos, besos y más besos, ayudar, mar, Juana y casa. Más libro y menos ordenador, detalles en cantidades industriales, recordar en el camino hacia delante, llorar de alegría y saltar al vacío. 

Y no, 2014, no te equivoques, no son propósitos. Esto, me lo debes. 

3 comentarios:

  1. Me alegra que la Chica del Corazón Grande vuelva a sacar la pluma a pasear

    besos...Feliz 2014...

    p.d...seguro que 'todo eso' que debe, el 2014 lo traerá

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Acabamos de descubrir tu blog y te seguimos desde ahora. Ojalá que también te guste nuestro espacio
    ¡Un abrazo grande de parte de los tres!
    www.melodiasporescrito.com

    ResponderEliminar
  3. Yo tambiên estoy de regreso, hoy pasé a saludar!
    Un placer disfrutar tu espacio.
    Un abrazo,
    Yeli

    ResponderEliminar

LOCURA(S)